CON CAPACIDAD DE ENCAJE

ENTRE EL PERICARDIO Y LOS SESOS BUSCANDO SENTIDO COMÚN

viernes, 25 de noviembre de 2011

CAMBIO DE ESTILO

Publicado el 20 de noviembre en el diario El Mundo Edición de Cantabria



No se trata de cambiar de color, ni de signo. Se trata de cambiar de estilo, de dignificar la política -si ello es posible-. Sobre todo cuando uno se entera de despilfarros cometidos la semana pasada. No cuando la economía era boyante y excesiva. No cuando el dinero corría a espuertas por las arterias de los caudales públicos. Derroches de hace unos días. Cuando el paro es el que es, a día de hoy. Cuando España tiembla de miedo ante el porvenir. No se bajan del burro ni aunque el Tío de la Vara los azote con su garrocha justiciera. Al loro.
La ministra Salgado autoriza el gasto de 2,1 millones de euros en cestas de navidad. En este documento, firmado por la ministra de Deseconomía, se detalla con precisión cómo debe ser la calidad y el peso del jamón, así como la cantidad y marcas de las bebidas y demás viandas que se comerán y beberán, a la salud del resto de los españolitos, alrededor de quince mil funcionarios de empresas públicas; mientras otros ciudadanos aliviarán tragedias pesando alimentos básicos en la báscula de la Operación Kilo. La excelsa ministra, queriéndose curar en salud, se justifica diciendo que ha suprimido un gasto de 600.000€ de las cestas de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre que establecía, textualmente, un jamón ibérico de recebo, de siete a siete kilos y medio, con una curación mínima de veinticuatro meses y, además, deberá entregarse con una certificación de la calidad de la pata del cerdo. Parpadee, querido lector, parpadee.
No hablo de partidos políticos, aunque se vislumbre mi enojo, hablo de estilo, de metodología.
Lo que no puede ser, y será, es que un ministro del Gobierno de España, que esta misma noche nos va a dar los resultados de las elecciones, celebradas bajo el manto gris oscuro de una crisis burda y puñetera que parece no tener final, pueda hacerlo estando implicado hasta los glúteos en un caso escandaloso de corrupción, perdón, de corrución. Y lo que más me enrabieta es que haya imbéciles que lo justifiquen al grito del “y tú más”.
Hablo de saltar de carretera, no de girar de sentido y continuar por la misma avenida que nos ha traído hasta este páramo tan desolado. Hablo de buscar otros paisajes, otros oficios y otros horizontes.
Mañana comienza una nueva etapa en la historia de este país puñetero, perezoso y cansino, y los éxitos del nuevo gobierno serán los éxitos de todos nosotros, porque a pesar de aquellos que están convencidos de que ellos son los mejores y los contrarios la sombra de la ruina, no concibo que todos no deseen lo mismo: lo mejor para este país puñetero, perezoso y cansino.
Uno que no votó a Rajoy...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada